6 octubre, 2022

LA LEGIÓN SUDACA

Zelenski invita a jóvenes latinoamericanos a visitar Ucrania y reconstruir una ciudad

Zelenski invita a jóvenes latinoamericanos a visitar Ucrania y reconstruir una ciudad
El mandatario le pidió a los gobiernos de la región que pongan fin al comercio con Rusia en una conferencia con una universidad chilena.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, se dirigió este miércoles por primera vez a América Latina desde que estalló el conflicto bélico entre su país y Rusia a través de una conferencia de prensa con una universidad de Chile.

Como mensaje principal, el jefe de Estado pidió “diseminar la verdad” sobre la invasión rusa contra su país en el encuentro en el que estuvo invitado el presidente de Chile, Gabriel Boric, y que fue organizado por la Pontificia Universidad Católica de Chile en Santiago. Otro punto clave de su discurso se centró en cómo la guerra afectó gravemente la economía ucraniana. Por esta razón, le pidió a los gobiernos de la región que pongan fin al comercio con Rusia.

“Pido que diseminen la verdad sobre esta guerra en su país y en su región. Tenemos que confrontar a la propaganda rusa, exigir la responsabilidad completa para los asesinos y criminales de guerra. Deben ser condenados por una Justicia competente, se deben apoyar las sanciones contra Rusia para que pague el precio máximo por la agresión”, afirmó el mandatario ucraniano desde Kiev.

Consultado acerca de las acciones que pueden tomar los gobiernos de la región, Zelenski destacó que ya hay países que han elegido cierta región y han enviado a jóvenes y materiales para reconstruir colegios y universidades derrumbadas. “Los países de Latinoamérica pueden hacer lo mismo. Elijan una ciudad que les guste y por favor vengan a visitarnos”, ha agregado.

“Cuando hablamos de la guerra de Rusia contra Ucrania hablamos de 8 años más 175 días. Cuando hablamos de las víctimas de esta guerra, no empezamos en febrero de 2022, sino en 2014 cuando empezaron a matar ucranianos por ser ucranianos”, agregó Zelenski ante una audiencia de decenas de académicos y medios que asistieron a la sede universitaria.

No acepta “disculpas rusas”

Consultado por el futuro de su país, el jefe de Estado ucraniano apuntó que “nunca será lo mismo” y que no busca “disculpas rusas”.

“Queremos que la vida regrese. Nunca será lo mismo, nunca vamos a perdonar esto a Rusia. No queremos sus disculpas, no las necesitamos, no queremos vivir cerca de ellos. Pero así es la vida, son nuestros vecinos y no podemos mudarnos de casa”.

“Será también este un desafío histórico para las generaciones rusas futuras, porque tendrán que pedir disculpas en primer lugar a sus hijos y nietos por lo que hicieron”, agregó.

Desde Chile, el gobierno del presidente Gabriel Boric ha reiterado su apoyo al pueblo ucraniano en múltiples oportunidades.

Ucrania “puede contar con el apoyo de Chile en temas humanitarios […] tiene un amigo en América del Sur, tanto ahora como cuando termine la guerra”, apuntó Boric en julio pasado tras sostener conversaciones telefónicas con Zelenski.

“Para creer lo que está pasando es importante verlo. Quiero que sus líderes, jóvenes, vengan a Ucrania. Para nosotros es importante que América Latina sepa la verdad”, aseveró el mandatario ucranio. Desde el inicio de la invasión rusa, Moscú ha conseguido el apoyo en la región de los países alineados con el Kremlin. Los gobiernos de Cuba, Nicaragua y Venezuela se han alineado con el de Vladimir Putin y han legitimado la operación militar lanzada por tierra, mar y aire.

Según la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, una de las pocas entidades que ha podido verificar la cifra de víctimas mortales civiles en este conflicto armado, más de 4000 personas han sido asesinadas desde que comenzó la invasión rusa en Ucrania.

De acuerdo a la misma oficina de la ONU, más de 6500 personas han resultado heridas, y el lugar donde se concentran las bajas civiles son las regiones de Donetsk y Lugansk en el este de Ucrania.

No obstante, a la fecha falta información sobre la situación en diversas localidades a las que organismos civiles han tenido difícil acceso.